Don't talk, if you can read; don't read if you can write; don't write if you can think. HANNA ARENDT, Diario filosófico

sábado, 27 de noviembre de 2010

Pobreza material y riqueza espiritual

      Mi querido amigo y compañero Antonio me ha hecho llegar este bellísimo documental, que interesa a cualquier persona y especialmente a aquellos que sé que tenéis una relación especial con la música y el arte.
     Cuando uno ve estos proyectos no tiene más remedio que creer en el ser humano, a pesar de todos lo argumentos que parecen llevarnos a veces al desánimo. Aquí se unen la razón (hay que organizar bien las cosas para que tengan éxito), los valores humanos más altruístas (sin ellos nada tiene suficiente impulso) y el arte, como búsqueda de la belleza, el trampolín que termina por elevarnos hacia lo más alto a lo que puede llegar este primate listo, que es el hombre. 
    Aprovechando, además, este ejemplo de unión entre ética y estética podemos entender mejor por qué Platón establecía esa relación tan estrecha entre la Belleza y el Bien. ¿O no?
Vedlo entero, por favor, se aprende más viendo este documental que en todo el año en todas las clases de filosofía.
       El Sistema Nacional de orquestas infantiles y juveniles de Venezuela, Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 2008, busca alejar de la incultura y de la violencia a miles de niños y jóvenes venezolanos. Un proyecto del que el tenor español Plácido Domingo es un entusiasta. Por eso ha puesto su voz a la narración de un documental que analiza este revolucionario método
     La tierra de las 1.000 orquestas es un documental sobre la historia y los logros del Sistema Nacional de orquestas infantiles y juveniles de Venezuela. Un método que ha formado estrellas de la música de fama internacional al tiempo que ha sacado de la calle y alejado de la violencia y la pobreza a miles de niños venezolanos condenados a la marginación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada