Don't talk, if you can read; don't read if you can write; don't write if you can think. HANNA ARENDT, Diario filosófico

viernes, 8 de febrero de 2013

La influencia de Descartes en el pensamiento feminista: Poullain de la Barre

François Poullain de la Barre (1647-1725) es un autor pionero en el discurso de la igualdad de hombres y mujeres, que lentamente se abrirá paso, por primera vez, en la Ilustración. Siendo un joven cura de 26 años, publica en 1671, un libro polémico y radicalmente moderno titulado La igualdad de los sexos. Contra todos los demás escritores de la época afirma que los varones y las mujeres deben ser educados para que ambos adquieran la capacidad autónoma de juzgar y no ceder a la opinión pública. Para él hay igualdad de espíritu en ambos sexos, las diferencias que se establecen son meramente producto de la sociedad. 

     Pero, además de por ser un pionero, nos interesa, para Segundo de Bachillerato, el lugar donde fundamenta tan novedosas (y escandalosas) ideas para la época. Su afirmación descansa en la separación de las substancias de Descartes, ya que es un seguidor incondicional del gran filósofo francés. El dualismo cartesiano ya había permitido fundamentar un concepto de igualdad válido contra el Antiguo Régimen y los privilegios de sangre, pero este mismo principio no se aplicará a las mujeres... hasta que nuestro autor lo haga. ¿Cómo usa este dualismo? Poullain de la Barre afirma, aplicando a la distinción entre sustancia pensante y sustancia extensa de Descartes, que el alma (sustancia pensante) no tiene sexo, por lo que las diferencias anatómicas entre los cuerpos de mujeres y varones (sustancia extensa) nunca pueden justificar la desigualdad. Lo que hacen los dos sexos se debe a la formación recibida. Si la mujer es timorata o pusilánime es porque se le ha enseñado a serlo, no porque su cuerpo sea diferente al del varón. La sociedad no tiene nada que ver con la naturaleza, sino que es creación humana. Las diferencias sexuales, por tanto, también lo son. Y, si no son naturales, tampoco estamos obligados a seguirlas y, por supuesto, no son inevitables.

   La mayoría de las argumentaciones de todas las épocas en contra de la igualdad de derechos entre los sexos se han basado hasta tiempos muy recientes en considerar que la mujer es diferente por naturaleza, al estar sometida a las actividades de gestación y crianza de los hijos, lo que la destinaba a permanecer en el ámbito doméstico. Poullain de la Barre será uno de los primeros autores en cuestionar con brillantez estas arbitrarias ideas, ya en el siglo XVII, mucho antes de la aparición de Condorcet, Mary Astell o Mary Wollstontecraft, grandes figuras del protofeminismo.

   De cara a la Antropología Cultural fue también un adelantado. Afirma que es la guerra la causa de la sujeción de las mujeres, en la medida que ellas son también parte del botín. En este autor encontramos sorprendentes adelantos, principalmente, en dos argumentaciones, que tienen que esperar al siglo XX para ser relanzados y reestructurados por la antropología feminista y no feminista: primero, la idea de género frente a sexo, que nos señala que ser hombre o mujer no es es cuestión anatómica, sino que es una construcción social ,que todos aprendemos a través de la cultura. “No se nace mujer, se llega a serlo”, decía Simone de Beauvoir, una importante filósofa feminista francesa ya en el siglo XX. La segunda idea es la poner como causa de la subordinación de la mujer el fenómeno de la guerra. Esta hipótesis la encontramos respaldada en parte por datos etnogŕaficos en un antropólogo cultural, Marvin Harris, para quien el “complejo de superioridad masculina” tendría su origen en las necesidades y requerimientos que la violencia implica, dejando a la mujer en su papel de fábrica de soldados y, a la vez, recompensa sexual de los mismos. Esa condición histórica recurrente estaría en la base de ese sometimiento.   

2 comentarios:

  1. Lo sorprendente de todo esto es que hayan pasado tantos años desde que se empezó a pensar sobre la desigualdad de hombres y mujeres y aun, hoy en día siga habiendo personas que creen en ella. En mi opinión todo se debe a un gran miedo que tenemos y es el ser superados y vencidos. Cuando la mitad de la población son mujeres, por qué no someterlas al control de los hombres. Un rival menos. Las mujeres físicamente no pueden competir contra un hombre ya que son mas fuertes y serian derrotadas sin ninguna dificultad, pero a lo que se refiere a mentalmente e inteligencia pueden ser incluso mas valiosas que los hombres. Te dejo esta cuestión Isidoro que llevo pensando desde que leí tu articulo, por el cual te doy las gracias. 1ºBach

    ResponderEliminar
  2. Cada sexo tiene sus puntos fuertes y débiles, pero estas diferencias no explican la fuerza y predominio del "complejo de supremacía masculino".Parece algo que está muy influido por nuestro pasado animal.No quiero decir que sea algo "natural" y por ello inevitable,pero sí que parece estar fuertemente condicionado. La testosterona, por ejemplo, parece que facilita ciertas conductas de dominio y competición que la mujer tiene en un grado mucho menor y los efectos de la testosterona no sólo se concentran en lo físico, sino en la capacidad de liderazgo en general, en sus aspectos más psicológicos. Remedios: los más útiles (como para la mayoría de los asuntos sociales relacionados con la desigualdad) serían 1) elevación del nivel de bienestar en las sociedades (para todos, no para unos cuantos) y 2) un esfuerzo enorme en el terreno educativo, no en el sentido de introducir asignaturas relacionadas con el género, sino en general todos los aspectos que aumentan el pensamiento crítico aplicado a la sociedad, como la Filosofía, la Historia, la Economía, la Psicología... (Es decir, todo lo que está reduciéndose con la ley Wert).

    ResponderEliminar